Mantenimiento de Muebles Cromados

Lunes, 6 Octubre   

El brillo es una de las cualidades más admiradas en el diseño de interiores. Por eso se recurre a diferentes técnicas para lograr un resplandeciente acabado en los muebles y demás enseres que conforman la decoración.

Una de las más atractivas y demandadas es el cromado, que consiste en revestir en finas capas de cromo la superficie de los objetos metálicos para protegerlos de la oxidación y realzar su aspecto.

Normalmente, el cromado se aplica en las terminaciones de muebles con poco grosor, como las mesas y sillas, que a su vez están elaboradas de otros materiales como la madera, el vidrio e incluso el plástico, lo cual requiere que seamos muy meticulosos en su cuidado a nivel general y por separado.

Aparte de pasarles el plumero, hay que cuidar que las capas de cromo metálico no se desgasten rápidamente. Para ello hay que recubrirlas a su vez de una ligera capa de vaselina aplicada con una esponja de dunlopillo o tela de algodón.

Como la superficie tiende a quedar cremosa, luego se le debe pasar una tela humedecida con agua caliente y secarlos con un trapo absorbente. El procedimiento se puede llevar a cabo cada semana, alternando la vaselina con agua jabonosa.

Pero no hay que olvidar de frotar a diario las capas cromadas con una gamuza para sacarles brillo y de paso sacar el polvo que suele pegarse a la superficie. Y para evitar que se rallen en la parte inferior, es preferible ponerles unos tapones de goma o forrarla de tela gruesa.


Tags: ,